Como vemos en las imágenes, el Club de Leones adhiere al Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil.

Del mismo modo, organiza una doble campaña ambientalista y de salud.

Podrá obtener la información en los banners que acompañan esta noticia. En Coronda, hemos tenido casos muy dolorosos, pero en situaciones de lucha, empuje y espíritus de superación individuales y familiares increíbles, como Candela o como Aquiles por ejemplo.

 

 

UN MAL QUE CRECE

El cáncer infantil es cualquiera de varias formas de cáncer que afecta a los pacientes en edad pediátrica. Es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Muchos tipos de cáncer en adultos se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo; sin embargo, en los niños aún no se conocen las causas. En países desarrollados como los Estados Unidos y España, cerca de 14 de cada 100 mil niños tienen una forma de cáncer. A la fecha, la tasa de supervivencia de niños afectados de cáncer en España es del 70 por ciento, según los datos del Registro Nacional de Tumores Infantiles. Esta cifra supone un incremento del 15 por ciento en la tasa, en relación con la de los años ochenta. ​ En países en vías de desarrollo, como Venezuela, ​ la incidencia de cáncer infantil es más alta, ​lo que representa una de las causas más frecuentes de muerte infantil.

El 15 de febrero se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Cáncer Infantil, instituida en Luxemburgo en el 2001. La jornada busca sensibilizar y concienciar a la comunidad respecto de la importancia de esta problemática y de la necesidad de un acceso rápido al diagnóstico y tratamiento oportunos.

El cáncer es un conjunto de enfermedades con una incidencia muy baja en los niños. El cáncer en pediatría es curable. Gracias al diagnóstico temprano, el tratamiento adecuado y el cuidado integral del paciente, la posibilidad de sobrevida puede llegar hasta más del 80 por ciento.

El cáncer infantil posee características propias definidas, cada una con un nombre, un tratamiento y un pronóstico muy específico. Los Tumores embrionarios como retinoblastoma, nefroblastoma, neuroblastoma y hepatoblastoma, son formas de cáncer específicas del niño, mientras que, por el contrario, la mayoría de los canceres del adulto no existen en pediatría. La distribución de las patologías en Argentina indica que las leucemias constituyen la enfermedad oncológica más frecuente, seguida de los tumores de sistema nervioso central y los linfomas.

Por año se diagnostican en Argentina un promedio de 1290 casos nuevos de cáncer pediátrico, entre 450 y 470 son leucemias de las cuales más de la mitad logran curarse con un tratamiento muy intenso y con requerimientos de instituciones de alta complejidad y profesionales especializados.

En el análisis de los niños registrados desde el año 2000 al 2013, el 80% de ellos fueron atendidos en instituciones públicas y el resto en instituciones privadas.

 

 

Considerando todos los grupos de edad, los tipos más frecuentes de cáncer en la infancia son:

  • la leucemia (aproximadamente 25%);
  • tumores del sistema nervioso central (aproximadamente 20%);
  • el linfoma no Hodgkin (aproximadamente 6%);
  • la enfermedad de Hodgkin (aproximadamente 5%);
  • el tumor de Wilms en el riñón (aproximadamente 5%);
  • el sarcoma de Ewing;
  • el cáncer de tiroides, cuya incidencia comienza a aumentar en algunas regiones;

A partir de los diez años, también hay una mayor incidencia del osteosarcoma o cáncer de huesos.6​

 

Síntomas

Algunos de los síntomas de alerta son:

Cansancio. Ojeras. Epistaxis (sangrado nasal). Aumento de volumen en alguna parte del cuerpo (brazos, piernas, tobillos, abdomen). Petequias (puntos rojos en la piel). Leucocoria (aparición de una mancha blanca en el ojo). Por supuesto, es de suma importancia una detección temprana, para que se tenga un tratamiento oportuno.

 

Locales – Periódico Corondino