Foto Marcelo Colombo.

 

Los usuarios suelen tener a flor de labios la queja: “En los colectivos viajamos como ganado” al asegurar que viaja tanta gente parada que es altamente incómodo. Pues bien, al parecer esto de a poco irá desapareciendo pero podría generarse un problema a la inversa: en horarios pico muchos usuarios podrían no poder subir. ¿A qué se debe esto? Al cumplimiento de una vieja norma, que es la Ley 2499 de Transporte Público de Pasajeros que establece que no pueden viajar pasajeros parados. Si esto se acata está claro que los problemas arreciarán, no con los colectivos llenos, sino por el contrario. Pretenden ahora que la norma sea respetada a rajatabla, por lo que durante la semana pasada la Secretaría de Transporte de la Provincia de Santa Fe ordenó a todas las empresas de colectivos acatar las disposiciones oficiales.

De hecho ya está ocurriendo. En un sondeo que realizamos en Facebook nos encontramos con casos en los cuales esto ya se puso en funcionamiento en empresas como Tata Rápido, Espiga de Oro y Ciudad de Gálvez. De todas maneras, siguen los episodios de colectivos totalmente colmados.

La iniciativa establece que las unidades respeten su capacidad y no sumen más pasajeros que si no deberían viajar parados. La orden bajó el jueves pasado desde los encargados de las firmas de transporte a los choferes respectivos y podría tener que ver con recomendaciones de empresas de seguro.

Como ocurre con muchas cosas en nuestro país, a un cambio de reglamentación no se la adapta con las herramientas necesarias. Entonces, ante la imposibilidad de ascender pasajeros más allá de los sentados, habrá mucha gente que quedará en las paradas porque prometieron refuerzos pero todavía no se notó un incremento real en la cantidad de colectivos.

También es cierto que desde el punto de vista económico de las empresas, no es lo mismo sacar dos colectivos que uno. Según pudimos saber, la orden que bajaba de las empresas a sus choferes para determinar la cantidad de pasajeros que podían subir e ir de pie debía ser de uno por cada línea de asientos o la cantidad máxima necesaria para no dejar a nadie de a pie pero que esos usuarios no viajasen incómodos. Esto último muchas veces generó quejas y quizás por eso ahora se estableció que nadie viajará parado.

En todos estos casos, sin dudas, la gran materia pendiente es el Sentido Común.

Locales – Periódico Corondino