Dos instituciones de Coronda se presentaron a una normalización reglamentaria. Esta figura es la posibilidad que se da previa a una directa intervención de la entidad por distintos motivos. En estos dos casos que vamos a reflejar, por un lado hay una puja de sectores de socios en el Camping Penitenciario y por el otro la faltante durante años de la presentación de balances y otras documentaciones.

CAMPO PENITENCIARIO

Aldo Alfredo Ramón Finsterwald, domiciliado en Almirante Brown 2347 de Coronda fue designado como Normalizador de la Comisión Directiva del Camping Social y Deportivo del Personal Penitenciario. Esto surge a partir de una resolución del 22 de Agosto que fue comunicada en esta jornada.

“La Asociación Civil Campo Social y Deportivo del Personal Penitenciario está sometida a un proceso de discusión de elección de autoridades que culminó en la confección del expediente de Inspección General de Personas Jurídicas” N° 01106-0003610.2.

Hace más de dos años casi que la entidad tiene en discusión a sus autoridades. Incluso ya en noviembre de 2016 se había designado un normalizador pero al parecer sin resultados finales positivos.

LA PEPITA

En 1997 obtuvo la Personería Jurídica por resolución N° 945 pero desde entonces no se cumplió con los deberes que se ordenan, esto es, rúbrica de los libros y presentación de balances para mantenerla actualizada. Por eso es que no había registros pero curiosamente los mismos responsables de la institución en falta, Mario Ocampo y Mario Cáceres pidieron acogerse a una normalización.

A su pedido entonces, la Inspección General de Personas Jurídicas con resolución 858 del 31 de agosto designa a la Dra. Carmen Urquijo como normalizadora del Club Atlético La Pepita, con el fin de que se regularice toda la documentación pública exigida.

Este tipo de procesos está resultando común en Coronda, ya que por ejemplo el Club Miseria y el Centro de Jubilados y Pensionados Nacionales lo hicieron.

 

Locales – Periódico Corondino