Una mujer encontró la muerte de manera trágica en la mañana de este sábado. Se trata de Verónica González, de 39 años de edad, quien  se electrocutó en su vivienda ubicada al costado de las vías, en Barrio Basualdo, al sur de calle Urquiza.

Pudo saberse que su marido había terminado de pescar, y cerca de las 10 le pidió que le calentara el agua en un calefón eléctrico y al hacerlo, este artefacto le generó una tremenda descarga. Un familiar quiso auxiliarla pero el voltaje lo arrojó contra una pared.

Vivía en Coronda hacía dos años, era oriunda de Rosario y trabajaba aquí. Sus deudos recibieron el cuerpo y sus restos están siendo velados en el salón comunitario de la Vecinal Urquiza, en la misma barriada donde residía.

Locales – Periódico Corondino