Un vecino obtuvo estas imágenes.

 

El macrodesagüe debe funcionar bien, pero para que esto ocurra, en casos de emergencia hídrica, debe estar limpio. En eso deben colaborar todos los ciudadanos sin excepción.

Lamentablemente, en los últimos días, al menos desde hace una semana, se ve cotidianamente el arrojo de restos de pescados, entre ellos bogas y dorados,   en el canal, a la altura del aliviador del Camino al Cementerio.

Como observamos en las imágenes, un gran número de pescados desechados se acumula y genera no sólo basura sino también contaminación.

Hay vecinos que dijeron que harían una denuncia al respecto para que esta repudiable acción desconsiderada deje de hacerse.

 

Locales – Periódico Corondino