Foto Juan E. Volkart.

 

El Secretario de Asuntos Penitenciarios, Dr. Pablo Cococcioni, estuvo este martes en el Concejo Deliberante. Allí se reunió con el Intendente Dr. Marcelo Calvet, funcionarios, los concejales y algunos pocos usuarios de telefonía celular. Estuvo acompañado por el Director del Servicio Penitenciario, Dr. Juan Martínez Saliba y el director de la U1, Subp. José Bianchi.

Fueron dos los temas tratados. Por un lado la visita a la Unidad 1. En ese sentido, el funcionario explicó que “en ningún lugar de la Argentina se puede prohibir a la gente que circule libremente. Un banco abre a las 7, pero yo no puedo obligar a los usuarios a que vayan sólo minutos antes de que abra, si quieren ir dos horas, cinco o mucho más tiempo antes tienen derecho, eso pasa con la visita”.

En cuanto a los controles internos para los visitantes, Cococcioni deslizó que “no se puede requisar a una persona que no está presa. Hay que superponer controles en caso de que alguien tenga margen de error. La inhibición de señal no es un control absoluto. Si no se complementa con la requisa, alguien graba un video y saca el chip con la visita”.

El ex director de la Cárcel de Coronda implicó que “la responsabilidad de ordenamiento es municipal, nosotros podemos colaborar desde adentro, pero en cuanto a tránsito de vehículos, eso dependerá de los controles y operativos que se hagan desde la Municipalidad de Coronda” y apuntó que “es cierto que hay que escuchar a los vecinos y apuntar a una convivencia pacífica y sin conflictos ni problemas entre ellos y la visita”.

INHIBIDORES, SIGUE LA DUDA

Cococcioni de ningún modo reconoció que los inhibidores sean los que influyen con la falta de señal de usuarios de todas las empresas en cercanías del penal. Generalizó la causa: “Tiene que ver con otra cosa… con el estado de las empresas de telefonía celular, ya que en Argentina no se puede hablar por teléfono en ningún lado. Están asumiendo que los problemas son los inhibidores, e inhiben 50 metros, solamente, trajimos todo” dijo.

Aunque aquí surgen dos cuestiones. Por un lado, que en la reunión el funcionario dijo que habría chequeos que se harían con expertos y desde la Universidad para determinar el alcance real de los aparatos y por el otro, el Servicio Penitenciario elevó un comunicado el 11 de Agosto, que fue publicado por los Diarios Uno y La Capital en los que aclara que “al respecto, desde la cúpula del Servicio Penitenciario expresaron que el desperfecto no fue por un daño provocado por internos, sino que se debió a que se realizan pruebas para lograr que la inhibición funcione dentro del penal y no extramuros, ya que tal situación afecta a vecinos corondinos que residen a pocos metros de la Unidad”.

En cuanto al uso dentro de la unidad de los aparatos telefónicos móviles, Cococcioni indicó que “no estaban prohibidos los celulares, hace muy poco se reformó la ley que estableció la prohibición del uso y la posibilidad de colocación de inhibidores. Reformando la ley no se reforma la realidad. Hay una base legal y está en cada administración local tomar decisiones de dónde colocarlos. Hay unidades que no tienen inhibidores”.

Conclusión: no hubo respuestas claras y menos habrá soluciones inmediatas para los vecinos que, insistimos, se quejan más por las redes sociales que en las dependencias donde deberían hacerlo.

Locales – Periódico Corondino