El pasado 4 de Setiembre un niño de 12 años sufrió un asalto. Ocurrió a la altura del Balneario Carancho Triste en horas de la tarde noche cuando dos sujetos a bordo de una moto y bajo amenazas con un destornillador como arma, lo obligaron a entregar un teléfono celular Samsung Galaxy J5 blanco y dorado con funda.

Además, intentaron al parecer sustraerle la bicicleta pero fue trabada al tener cambios y tuvieron que arrojarla en un descampado.

El pequeño, jugador infantil de Regatas, salía de la práctica del club y se dirigía a su domicilio en Barrio Conar cuando fue interceptado y asaltado.

Su padre, profesional de nuestra ciudad, hizo la denuncia correspondiente y comenzó una investigación que arrojó resultados positivos este martes cuando personal de la Policía De Investigaciones logró detectar el aparato en Barrio Basualdo, en zona de viviendas precarias al costado de las vías férreas.

Por tal motivo, las fuerzas de seguridad llegaron hasta el lugar y recuperaron el aparato que incluso tenía la funda original, y arrestaron a una mujer de 42 años, que al parecer compró el aparato a un tercero pero no quiso delatarlo haciéndose cargo de encubrimiento de robo.

Interviene la Fiscalía Regional, a través de los Doctores Marcelo Nessier y Carlos Lacuadra y en principio el hecho fue caratulado como robo, pero no se descarta que pueda convertirse en robo calificado porque si bien no se trató de un arma convencional, el destornillador fue utilizado como un cuchillo para amedrentar a la víctima, que encima era menor de edad y en clara situación de indefensión.

Se recomienda ante cualquier situación ilícita hacer la denuncia, y además la policía cuenta con los elementos necesarios para detectar teléfonos robados. Esa posibilidad generó que este hecho fuera esclarecido.

Del mismo modo, no es la primera vez que intentan asustar a jovencitos que salen de prácticas de diversos deportes, por lo que se pide especial atención a los padres y tutores.

Locales – Periódico Corondino