Siguen los inconvenientes en la Unidad N° 1.

En este caso, internos que están hacinados en el pabellón 1 se subían durante la mañana a los ventanales, con chuzas en algunos casos y gritaban y golpeaban.

La fuerza del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias se apostó de manera preventiva. La calma fue restablecida cerca del mediodía aunque la cantidad de internos ubicados allí supera largamente lo ideal. Ayer había casi 3 por celda, y unos 250 donde no deberían estar más de 100.

Incluso trascendió que la comida habría sido escasa y que a algunos internos les robaron todas sus pertenencias.

Por otra parte, el domingo estaría limitada la visita en ese pabellón por cuestiones de seguridad.

Locales – Periódico Corondino