Desde el Servicio Penitenciario de la provincia de Santa Fe detectaron, en los últimos días y gracias a la presencia de una cámara de videovigilancia, que distintas mujeres, que iban los días permitido de visita, usaban uno de los corredores internos de la cárcel de Coronda para sacar de sus cuerpos los teléfonos celulares que luego se presume serían entregados a los reclusos. Esta violación a las normas del Servicio Penitenciario prevé la suspensión de las visitas por un plazo que va de los 3 meses al tiempo indeterminado.

Juan Manuel Martinez Saliba, subsecretario de Asuntos Penitenciarios, contó que dentro de uno de los pasillos de la cárcel de Coronda notaban la presencia de preservativos. A raíz de eso y con fuerte sospechas de que esos preservativos podrían ser parte del ingreso de materiales no permitidos al ámbito del Servicio Penitenciario, se instaló una cámara de videovigilancia. Luego, con las imágenes, constataron que en varias oportunidades, distintas mujeres usaban ese lugar para sacar de sus cuerpos elementos que luego serían entregados a los reclusos.

Por otra parte, Saliba explicó que estas infracciones a las normas del Servicio Penitenciario tienen como consecuencia “la suspensión de la visita por un plazo que puede ser de 3 meses a tiempo indeterminado”, y en el caso de que se detecte que intentan ingresar estupefacientes “se le da intervención a la Policía y a la Brigada Antinarcóticos de PDI”; para el caso del intento de ingreso de proyectiles se le da intervención a personal policial.

En tanto, recordó que existe cierta imposibilidad para evitar que este tipo de elementos ingresen ya que “hay un fallo de la Corte Suprema de Justicia -el fallo Arena-  por el cual no se permite que se hagan requisas intrusivas (requisa profunda anal o vaginal) y establece que se debe preservar la dignidad de las personas. Nosotros tenemos un decreto conforme a ese fallo donde se prohíben las requisas profundas, solo esta permitido requisas visuales y a través de elementos electrónicos, además de solicitar a los visitantes que entreguen la ropa para hacer requisa palparea y nada más. Lamentablemente, este tipo de artilugios permite el ingreso de elementos no permitidos a las Unidades penitenciarias, tal como se puede ver en el video”.

Por último, remarcó que este no es el único método que utilizan las visitas para intentar burlar las medidas de seguridad y las prohibiciones, ya que también se detectó que intentaban ingresar elementos no permitidos en la comida, los días de visita.

 

Locales – Periódico Corondino