Un lugareño lanza un pedazo de carne al agua y lo que sucede preocupa a quienes se bañan en ese río
Santa Fe